lunes, 24 de marzo de 2014

La caza ilegal de aves en el Líbano y Facebook


La página de Facebook de Lebanon Eco Movement (LEM) “STOP Hunting Crimes in Lebanon”  me ha impresionado y horrorizado. En ella se denuncia la masacre sistemática de aves en el Líbano, donde miles de cazadores sin escrúpulos matan ilegalmente millones de pájaros cada año. Aunque la caza está totalmente prohibida en este país desde 1994, las autoridades no hacen cumplir la legislación y esta actividad se practica durante todo el año impunemente (incluyendo la época de cría y los pasos migratorios), utilizando todo tipo de trampas, armas y métodos ilegales (redes, ligas, cepos, reclamos vivos, reclamos sonoros, armas repetidoras, caza nocturna con focos, etc.).



Líbano es un país estratégico para las aves y su territorio es atravesado por las rutas migratorias de especies que nidifican principalmente en este de Europa, países bálticos y Rusia en sus desplazamientos hacia África. Las rutas migratorias que discurren entre el Estrecho del Bósforo y el Mar Caspio convergen en una estrecha franja que discurre paralela a la costa del mar Mediterráneo, propiciando que los cazadores puedan aprovechar las concentraciones de miles de aves durante gran parte del año, especialmente en los pasos migratorios postnupcial (de julio a octubre) y prenupcial (de febrero a abril).

 Rutas migratorias de las aves convergentes en Líbano
 Diferentes rutas migratorias en otoño y primavera a través de Líbano
 
Curiosamente, las redes sociales han desempeñado un papel determinante para poner en evidencia este problema y han sido utilizadas como un novedoso recurso para valorar cuantitativamente la importancia de la caza ilegal en Líbano. La costumbre de los cazadores de exhibir sus hazañas cinegéticas a través de Facebook (especialmente extendida entre los más jóvenes), ha permitido obtener datos de referencia sobre la gravedad de esta práctica ilegal. Así, los miembros del Lebanon Eco Movement (LEM) llevaron a  cabo entre enero de 2011 y marzo de 2013 una laboriosa búsqueda de imágenes en más de 400 perfiles de Facebook de cazadores libaneses, seleccionando un total de 589 fotos en las que era posible identificar y contar las especies que aparecían en ellas (otras muchas fueron desechadas por tratarse de auténticos montones de pájaros muertos en los que resultaba imposible determinar las especies). 







Estas imágenes permitieron contabilizar 13.164 aves abatidas por los cazadores (con una media de 22 aves por imagen), pertenecientes a 143 especies diferentes. Sirvan como ejemplo de esta barbarie las siguientes cifras: 15 cigüeñas negras, 83 cigüeñas blancas, 3 avetoros, 15 martinetes, 16 alcotanes, 30 pelícanos, 186 halcones abejeros,  11 águilas culebreras, 61 gavilanes, 13 gavilanes griegos, 7 águilas pomarinas, 21 cernícalos vulgares, 35 alcaudones dorsirrojos, 126 abejarucos, 247 oropéndolas, 765 golondrinas, 1287 alondras, 294 collalbas grises, 367 lavanderas boyeras, 202 bisbitas campestres, 215 escribanos hortelanos, 4013 pinzones vulgares, ……….






 
 
 
 

Los 400 perfiles de Facebook rastreados representan una mínima parte de los cazadores de Líbano y están sesgados hacia los más jóvenes, pero gracias a su exhibicionismo ha sido posible conocer con mayor objetividad la magnitud de esta masacre. Se estima que los más de 600.000 cazadores libaneses  pueden llegar a matar entre 10 y 20 millones de aves cada año, una cifra realmente aterradora que compromete la conservación de algunas especies estrictamente  protegidas.


Es realmente sorprendente el afán de los cazadores por fotografiarse orgullosos con sus capturas, siendo una prueba más de que son conscientes de la ilegalidad que están cometiendo.


Uno de los hechos más preocupantes es que se trata de una afición con un gran arraigo social y que se transmite culturalmente de padres a hijos, siendo frecuente encontrar imágenes de jóvenes y menores de edad practicando la caza ilegal. Por tanto, resulta obvio deducir que seguirá siendo un grave problema en las próximas décadas si no se adoptan las medidas oportunas.
 
 


Y también es necesario reflexionar sobre la necesidad de replantear las estrategias de conservación actuales para muchas especies de aves amenazadas, en las que se invierten grandes presupuestos y se extreman al máximo las medidas en las áreas de reproducción, mientras que son esquilmadas sin ningún tipo de control en sus rutas migratorias (sobran ejemplos de las masacres que se llevan a cabo en la mayor parte de los países que bordean el mediterráneo, destacando Malta, Chipre, Grecia, Italia, Argelia, Egipto y, como hemos visto, también en Líbano).


 
Las imágenes hablan por sí solas y pueden llegar a herir nuestra sensibilidad. Algunas de ellas son especialmente crueles, mostrado aves degolladas, crucificadas, amontonadas o expuestas meticulosamente para que se aprecie la magnitud de sus  fechorías cinegéticas. Otras forman palabras con sus cadáveres, o dibujan macabros corazones, o las ridiculizan después de muertas…., en definitiva: una galería de los horrores. 



  
La dramática situación de la caza ilegal de aves en el Líbano demuestra que la prohibición de la caza no es la solución del problema. Hace falta mucho más. Por un lado es necesario que las autoridades políticas se esfuercen en que la población cumpla las normas existentes y,  paralelamente,  avanzar en una regulación de la caza similar a la existente en la mayoría de los países (estableciendo las especies cinegéticas, los períodos hábiles, la obligatoriedad de disponer de licencia y de permiso de armas, etc.) y asumir los compromisos internacionales de conservación de la biodiversidad. También es necesario promover un cambio de mentalidad y de actitud en las personas que actualmente practican estas sangrientas matanzas, algo que requerirá un grandioso esfuerzo de educación y sensibilización a todos los niveles. La implicación de la comunidad internacional, especialmente de la Unión Europa, será imprescindible para lograrlo.




 


Otras entradas en "Desde mi chajurdo" sobre la caza ilegal de aves que te pueden interesar:

http://chajurdo.blogspot.com.es/2010/02/y-la-caza-ilegal-de-pajaros-en-chipre.html



28 comentarios:

  1. Ya voy a estar toda la tarde de mal humor...como se llama a estas personas??bueno,es que no son ni personas,son bestias insensibles!!!una barbaridad... :(
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Esto solo lo puede hacer los humanos que verguenza y encima se regodean de ello que cuadrilla de majaderos, lo jodido de esto es que si no lo para alguien tienen sucesores segun las fotos.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por este amplio y detallado reportaje que repugna a quien ama la vida, en este caso la de las aves. Por la denuncia.

    Pero, no me queda claro con qué finalidad realizan estas tremendas matanzas de tan diversas especies. Es por el placer de cazar y presumir de ello? Es porque hay un mercado de compra-venta para que se consuman como alimento?
    La impresión que me llevo es una respuesta a mi primera pregunta. Te agradecería que me lo confirmaras. Sería aún mucho más tenebroso.
    Muchas gracias.
    Isabel F. Bernaldo de Quirós
    http://destinolanaturaleza.wordpress.com




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel, no he encontrado mucha información al respecto. Por ejemplo, en Chipre y Malta se destinan principalmente al consumo (ambelopoulia, en Chipre) y en Líbano sucede algo similar. Las aves más pequeñas se cosumen guisadas, fritas o a la brasa, pero principalmente se utilizan para hacer el plato típico libanés, llamado "kebbeh" (una especie de albondiga de trigo rellena de carne y que se frie en aceite). El kebbeeh se suele rellenar con carne picada de cordero, pero también con la carne de los pájaros. Me ha sorprendido descubrir que especies como las cigüeñas, águilas, halcones, cernícalos o los pelícanos también son apreciadas como alimento y especialmente para elaborar el kebbeh. En otros casos, creo que lamentablemente matan por el placer de matar, sin que las aves sean consumidas. También hay una gran aficón a quedarse con las aves heridas, que son mantenidas en cautividad. Es frecuente encontar en las casas jaulas con rapaces, pelícanos atados por una pata en los patios o aves con el vuelo cortado, mantenidas como mascotas. También se compran y venden todo tipo de especies en los mercados: vivas y muertas. Un saludo y gracias por visitar el chajurdo!

      Eliminar
  4. No he podido seguir viendo la entrada. Me parece espeluznante que se den situaciones como esta, y lo peor de todo, que las propias autoridades, si es que realmente se las puede dar esa distinción, no hagan algo para por lo menos tratar de evitar estas masacres.

    Y después hablamos de un mundo mas civilizado...

    ResponderEliminar
  5. Esto es una puta verguenza. Me dan ganas de llorar.

    ResponderEliminar
  6. Los de la escopeta siempre han sido igual... Uno se queda sin palabras...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que generalizar no es bueno, ya que no todos los no cazadores están bien de la cabeza. Algunos les pegan a su mujer o a su perro... o se drogan... no hay que generalizar.

      Eliminar
  7. Un ejemplo de que la conservación debe ser una tarea conjunta, global más bien.
    Las imágenes son muy crudas.
    Enhorabuena por el post, a pesar de su excesivo realismo.

    ResponderEliminar
  8. Esto hiere la sensibilidad de cualquiera que tenga sentimientos. Con cosas como ésta me siento avergonzado de ser humano. Cómo podemos ser tan crueles!!! Qué se puede hacer? Algo que no sea quedarse de brazos cruzados! Quizá empezar por difundir esta información y que todo el mundo señale con el dedo a estos salvajes sin civilizar del Líbano!!! Yo lo voy a poner en mi facebook más de una vez. Gracias por abrirnos los ojos a una realidad que ni podía imaginar.

    ResponderEliminar
  9. Que vergüenza, como pueden permitir esto y eso que esta prohibido, a este paso nos quedamos sin aves. Nuestras cigüeñas negras de Monfragüe ect. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. C'est une horreur, merci pour le partage!
    Quel est leur intérêt? je ne pense pas que ce soit pour manger??,

    ResponderEliminar
  11. Que lastima que queden personas asi por el mundo,y lo que es peor que se lo inculquen a sus hijos.

    ResponderEliminar
  12. Una auténtica vergüenza, pero, total Líbano se imagina uno que es un país salvaje, lo que extraña más es la relación de otros países con el mismo salvajismo, como Italia (de la culta Europa), Gracia, de la cultura clásica, Malta, tan chiquitita ella, y otros que no recuerdo ni quiero recordar. Por lo pronto cuando oiga una matanza de humanos habitual en Líbano, lo entenderé mejor... total, entre burros que se va a esperar.

    ResponderEliminar
  13. Mire usted, no salgo de mi estupor. No me creo lo que veo. No concibo lo que veo. Imagino que mi estupor, se volverá impotencia y de la impotencia nacerán feos sentimientos que me harán lamentar no ser bruja y preparar un buena a esos seres que me niego a reconocerlos iguales a mí. Lo de los niños me queda muda.

    En cualquier caso saber siempre es positivo.

    Tiene usted un gran blog.

    ResponderEliminar
  14. Cuando veo estas imágenes medán ganas de vomitar y siento asco de de las personas capaces de estas barbaries

    ResponderEliminar
  15. Cuanta miseria encierra el corazón humano y cuanta rabia despierta en el mío ver escenas como estas

    ResponderEliminar
  16. Ha estos individuos, lo que más le encantaría e matar a seres humanos y dominar dictatorial mente sobre ellos, se entrenan en su crueldad mental con los deviles más inmediatos, nuestros hermanos/as las aves.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. yo de chico cazaba aguilas con mi tio, me decia que era el animal sagrado de EEUU y de millonarios malignos, ahora de grande se porque lo decía. Matar un aguila y tirarla en un templo o logia de ellos es lo opuesto a que ellos calcinen a un bebe en ofrenda a Molok

    ResponderEliminar
  20. Está claro que la único lenguaje que entienden las naciones y sus pueblos, in extremis, son las sanciones. Creo que todos deberíamos apoyar que la Unión Europea tomara medidas en el asuto mediante bloqueos comerciales. Por otra parte, la UICN debería demostrar su coraje y afear públicamente estas conductas (Líbano, Chipre, Malta...) . De poco servirá proteger estos bichos en Europa y gastarnos millones de euros recuperando sus hábitats si después los matan por millones en otros países. Recordemos que hace 50 años la misma labor hicieron los países del norte de Europa con nosotros, cuando el Estado paga por matar "alimañas". Por lo pronto, comparto.

    ResponderEliminar